1/2

Insectos Sociales: Termitas


Las termitas se alimentan de la celulosa de la gran mayoría de las especies de madera, en distintas formas: madera, aglomerados, papel, cartón, tejidos, etc, Son muy destructivas, llegando a consumir toda la carpintería de una casa en pocos meses, siendo especialmente peligroso el ataque a los elementos estructurales (vigas de techos, tejados, etc.) pudiendo provocar incluso el hundimiento del edificio. Tienen una organización perfectamente estructurada  y todos sus miembros cumplen una función social, de ahí su nombre de insectos sociales.



Las maderas atacadas por las termitas generalmente no presentan síntomas visibles en el exterior ya que dejan siempre una pequeña película que permanece intacta. Mientras tanto, el interior de la madera es consumido en laminillas en el sentido de las fibras y no se ve ningún resto de aserrín desde el exterior. En el caso de que atraviesan la película externa (madera superficial, papel pintado, pintura,…), se encargan rápidamente de tapar el orificio con una mezcla de saliva y deyecciones. Así no vemos nada más que una pequeña mancha oscura a veces del tamaño de una cabeza de alfiler... Son  los devastadores potenciales de los muebles, los marcos de las puertas, los rodapiés, la carpintería en general y los dobles tabiques, pero también de los cartones y los libros. Las termitas se desplazan por las estructuras y consumen la madera para lo que, si es necesario, atraviesan los materiales blandos como el yeso o el polietileno. También utilizan las fisuras en el hormigón o las uniones entre las piedras o los ladrillos para hacerse un camino.

En España nos encontramos dos especies de termitas, Reticulitermes lucífugus Rossi y Criptotermes brevis Walker. La primera de ellas está presente en toda la Península e Islas Baleares y la segunda exclusivamente en las Islas Canarias. Las termitas que afectan a prácticamente la totalidad de las estructuras y construcciones en España pertenecen a la especie Reticulitermes lucífugas, son  subterráneas, y  construyen  sus termiteros bajo tierra aunque  el nido principal lo hacen siempre fuera del edificio, desde  dónde acceden a través de túneles que han excavado para buscar la celulosa de que se alimentan.

























Hace algún tiempo que para las diferentes construcciones modernas, ya no se utilizan estructuras de madera, aunque depende  de las regiones, las costumbres y el flujo de la moda. 

 

Actualmente las tendencias,  vuelven a  llevarnos de nuevo hacia la madera.  Esto, y   conservar   nuestro importantísimo legado  histórico, lleva a Grupo M4 Servicios  a desarrollar técnicas punteras para   la   detección, protección  y  tratamiento  de construcciones  hechas  con  estos  materiales  tan apetentes para algunos insectos.