1/2

Procesionaria de Pinos y Cedros


La procesionaria ó  “Thaumatopoea pytiocampa”, que ataca fundamentalmente a  pinos y cedros,  es un lepidóptero  (mariposa) típicamente mediterráneo, siendo sin duda el principal defoliador de los pinares españoles, que tiene un ciclo biológico con una curiosa metamorfosis de varias etapas.

​​​

La procesionaria, produce dos tipos de daños: el primero, que afecta a las plantas, ocasiona la pérdida de acículas, pues las orugas se alimentan en invierno de las acículas de pinos y cedros, provocando que éstas se sequen y caigan. El daño más importante lo hacen desde el final del invierno hasta mitad de la primavera, cuando las orugas son más grandes y voraces. La defoliación se agrava conforme aumenta el tiempo necesario para la recuperación del árbol y, aunque rara vez produce la muerte de los pinos, los debilita en gran medida facilitando el ataque posterior de otras plagas. Los pinos pequeños pueden llegar a secarse.​ 

Además de quedar sin hojas los árboles (pinos y cedros), por ser esta su fuente de alimentación, pueden producir serias lesiones en animales o personas, ya que los pelos de las orugas,  están provistos de  una sustancia tóxica llamada  taumotopeina, que le confiere un alto  poder urticante sin olvidarnos que es una lesión muy dolorosa.


Por último destacar que los grandes ataques a las zonas de pinar, dificultan el aprovechamiento productivo o el uso recreativo de las mismas, por lo que suponen una gran pérdida económica y medioambiental.

Los métodos de control  que utiliza de Grupo M4 Servicios, son elegidos en función de la mayor  eficacia para la plaga y el menor impacto sobre el medio, teniendo en cuenta que existen ciertas condiciones ambientales que no podemos modificar, las cuales a veces favorecen el desarrollo de la plaga por lo que pueden producir reinfestaciones.



En general, utilizaremos tratamientos químicos a base de inhibidores de crecimiento o insecticidas microbiológicos para plagas de alta infestación, aplicándolo siempre en los primeros estadios larvarios, mediante técnicas de pulverización o nebulización. Sin embargo para infestaciones  leves, nos decantaremos por trampas a base de feromonas o métodos físicos (corte y quema de bolsones).

El personal técnico de Grupo M4 Servicios, es profundo conocedor del ciclo biológico de  “Thaumatopoea pytiocampa”, así como de  las mejores y más avanzadas técnicas de control  y maquinaria adecuada, por lo que está preparado para aplicar el método de control más indicado según las circunstancias que se encuentre: grado de infestación, estadio evolutivo del insecto, época y  temperatura etc., obteniendo los mejores resultados que hacen que año tras año nuestros clientes confíen en Grupo M4 Servicios.