1/2

Generalmente en primavera, una vez que se ha completado el proceso de metamorfosis, el insecto rompe la fina película de madera de la cámara y sale al exterior para aparearse  y la hembra vuelve a colocar los huevos en las fisuras de las piezas de la madera, reiniciando de nuevo el ciclo.











Entre los insectos larvarios más destructores encontramos los siguientes coleópteros: Cerambicidos (carcoma grande) que producen destrozos espectaculares sobre todo en la madera de coníferas; los Anóbidos (carcoma fina) y los Líctidos o polillas.



 

Insectos Larvarios: Carcomas


Dentro de los insectos larvarios, encontramos  varias especies de coleópteros (escarabajos taladradores) que atacan la madera, produciendo  un ruido  característico al taladrar y carcomer la madera, sobre todo en la etapa de larva o gusano,  siendo de aquí de donde proviene el nombre de carcoma.


 

​​​

La carcoma  en su ciclo de vida pasa por un proceso de metamorfosis de varios etapas: huevo, larva, pupa y adulto.​​ La etapa de mayor duración es la de larva, que es precisamente cuando el insecto degrada la madera para satisfacer sus necesidades alimenticias   ya que se encuentran muy cómodas en lugares protegidos (ranuras y orificios de la madera, dónde fueron  depositados los huevos) El tiempo que las larvas pueden permanecer en el interior de la madera varía desde unas semanas hasta más de 10 años, hasta que al final de esta etapa, se acercan a la superficie de la madera, crean una cámara especial totalmente aislada y se empupan para salir al exterior.

Generalmente  en los ataques de la carcoma, escuchamos el ruido  que producen las larvas al taladrar la madera para alimentarse y también se suelen ver los agujeros que produce el insecto adulto cuando abandona la madera. Estos indicios deben servirles para buscar soluciones profesionales, Grupo M4 Servicios realiza los tratamientos necesarios para combatir este tipo de plaga y le ayuda a conservar su mobiliario o vivienda.